En nuestra zona, la Colada de Las Latas es la única vía pecuaria rústica que une el norte y sur entre los miles de kilómetros que constituyen la red de vías pecuarias, la razón de no poder pasar no es otra, que la construcción ilegal de un muro que la corta y permite la ilegítima ocupación de los siguientes 830m de vía pecuaria, un patrimonio público que se remonta al año 1273, cuando Alfonso X el Sabio creó la Mesta, se trata de un terreno de titularidad pública, y por tanto, imprescriptible, inalienable e inembargable.

Por increíble que resulte, esta situación se prolonga desde hace décadas sin que las instituciones responsables, principalmente la Comunidad de Madrid (CAM) lo hayan solucionado. Más vergonzoso aún, si tenemos en cuenta que desde 1989 las denuncias de vecinos se repite año tras año y el pleno municipal de Galapagar, regularmente aprueba instar a la CAM para que abra el paso por la colada, en esta última ocasión, en el Pleno del viernes 29 de septiembre de 2017.

  Pero frente a la vergonzosa dejación institucional, la sociedad civil, la ciudadanía, no hemos dejado de utilizar y defender nuestro patrimonio.